El proceso de extracción de piedra natural tiene un alto impacto en el medio ambiente y está sujeto a una legislación cada vez más exigente. Además, en algunos casos, las canteras están situadas en zonas de especial protección y su actividad puede afectar a ciertas especies y hábitats.

El CTM ha desarrollado en los últimos años varios proyectos de investigación enfocados en la puesta en marcha de técnicas de prospección no destructivas, como son el Radar de Penetración en Tierra y la Tomografía Eléctrica de Alta Resolución que, combinadas con técnicas más tradicionales como el Sistema de Posicionamiento Global (GPS) y los Sistemas de Información Geográfica (GIS), permiten diseñar el plan de explotación de una cantera con el mínimo consumo energético y una reducción drástica en el volumen de residuos generado.

Estas técnicas también se han aplicado para la auscultación y determinación del estado de conservación de diferentes elementos del patrimonio arquitectónico (Hospital Real de Granada, Teatro Romano de Cartagena).